Aparecen: , ,

Picana Rodríguez embebido en Poder

OPINIÓN. El espacio militante (Agrupación Eva Perón) que posicionó a Picana en el lugar donde está, deja entrever un creciente malestar por las decisiones ‘personales’ que está tomando el funcionario. En el peronismo, la lealtad es un requisito básico para escalar posiciones; las mieles del poder estarían confundiendo a Rodríguez.

Read Time:3 Minute, 59 Second

Redacción de RiojaLibre

Peronistas de izquierda, peronistas de derecha, radicales, socialistas, conservadores, liberales y hasta “gorilas” reconocen que hubo un antes y un después de Juan Domingo Perón en la política argentina.

‘El General’ le aportó a la política nacional una impronta de pasión y vocación nunca antes vista en nuestro país. Podría afirmarse que fue el primer “animal político” de la Argentina; el fundador del peronismo creó una manera de hacer política totalmente nueva para los argentinos.

Más allá de la ideología que posea cada uno, quien no esté dispuesto a ver este fenómeno es –seguramente- porque padece algún tipo de ceguera o necedad. Quienes han estudiado la historia del peronismo con mayor intensidad (Loris Zannata en “Breve historia del peronismo” ó Hugo Gambini en “Historias del peronismo III”, entre otros) destacan a la “lealtad” como el elemento más notable e importante con el que construyó su basto poder.

Sin meternos de lleno en la historia de los orígenes peronistas (no nos alcanzaría el espacio para hacerlo) podemos profundizar en el cambio ideológico que Perón realiza durante su exilio. Quienes conocieron de cerca al General atestiguan que dicho cambio se debió –entre otras circunstancias- a la consideración personal de Perón de deslealtad por parte de algunos dirigentes de izquierda (con el Presidente Héctor Cámpora a la cabeza).

Resumiendo, para el hombre que cambió completamente el ámbito político de nuestro país, la lealtad es considerada una premisa inquebrantable para la construcción de cualquier espacio de poder. Incluso cuando las tentaciones de poder inmediato atropellan a una persona con promesas de mayor popularidad o influencia en las altas esferas del ámbito gubernamental, un político de raza (siguiendo los preceptos básicos de Perón) debe hacer caso omiso y demostrar ser una persona leal; de lo contrario será una víctima política más de nuestra historia. Enrique Picana Rodríguez parece ir en ese camino.

Un lugar que no es suyo

En los últimos días, Picana Rodríguez realizó un recorrida mediática asegurando que no asumirá la Banca en la Legislatura (en el caso de que Paredes Urquiza renuncie como Diputado) y seguirá en el 2014 como Secretario de Deportes. Según pudo averiguar RiojaLibre, esta es una decisión personal del funcionario; es decir que NO lo consultó con el espacio político al que pertenece.

Dicho escenario provocó un gran malestar en la Agrupación Eva Perón, ya que consideraron como un pésimo gesto político lo realizado por Picana. “Es un hombre del riñón de la Agrupación, y creemos que nos merecíamos saber por boca de él -y no de los medios- lo que tenía pensado hacer”, nos manifestó un militante del espacio.

A partir de aquí surge el debate sobre la libertad política que tiene cada dirigente; Rodríguez podría argumentar –con aparente legitimidad- que él es dueño de decidir su propio futuro. Sin embargo, Picana debería entender que la calidad de ‘funcionario’ que hoy goza, no se debe a méritos propios, sino a un reconocimiento al espacio al que representa. De igual modo, no es erróneo asegurar que la banca que ostentaba en el Concejo y la candidatura a Diputado Provincial también corresponden –en gran parte- al espacio al que representa.

Dicho en palabras más simples, cuando el Gobernador decide nombrar a Rodríguez como Secretario de Gobierno, la lectura política nos indica que le está haciendo un guiño al líder del espacio que integra. Es decir, al nombrar a Picana como funcionario de su Gobierno, Beder refuerza su relación con Gustavo Luna, líder indiscutido de la Agrupación Eva Perón.

A la hora de diagramar la lista para Diputados Provinciales, Paredes Urquiza no decide ponerlo a Picana en cuarto lugar porque es alto y morocho; lo hace porque con su inclusión suma a un espacio importante que colectará varios votos. Si bien la lista marca como candidato a Enrique Rodríguez, quienes ven más allá saben que ese lugar pertenece a la Agurpación Eva Perón.

Teniendo en cuenta que en su andar político el espacio al que pertenece influyó categóricamente, es ilógico que –de buenas a primeras- Picana se corte solo y decida individualmente sus pasos a seguir.

Consecuentemente, puede aseverarse que Picana Rodríguez está cometiendo un acto de deslealtad hacia Gustavo Luna: está donde está gracias a él, es un despropósito político que ahora lo desconozca. ¿Esto significa que un político NO puede actuar con libertad plena sobre su futuro? Para nada, puede hacerlo; pero lo correcto sería que renuncie a todos los beneficios que goza por haber pertenecido a un determinado espacio, y comience desde cero.

En la Agrupación Eva Perón el enfado con Picana es creciente y desalentador; sus últimos comportamientos alimentaron la bronca de las máximas autoridades. Rodríguez no está siendo leal con su espacio, y la ‘deslealtad’ es un pecado capital -que se paga muy caro!- en el peronismo.

0 0

About Post Author

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Cultura Riojana: Excelente estreno de 'El Cascanueces, un cuento mágico de Navidad'

Más de cincuenta personas pasaron por el esceenario en el impecable estreno de “El Cascanueces, un cuento mágico de Navidad”. Los presentes disfrutaron de una obra clásica con música original de Tchaikovsky con la que se buscó acercar el ballet a toda la comunidad. El domingo a las 21 en el Teatro Provincial “Víctor María Cáceres” se ofrecerá una nueva función.