https://riojalibre.com.ar/wp-content/uploads/2015/03/d3b3799d6611d677944f5f86a500beb3.jpg isn't a valid image

  FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-content/themes/riojalibre2020/img-resizer.php
  LINE: 553

    FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-content/themes/riojalibre2020/header.php
    LINE: 45

      FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-includes/template.php
      LINE: 723

        FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-includes/template.php
        LINE: 672

          FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-includes/template-loader.php
          LINE: 106

            FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-includes/general-template.php
            LINE: 41

              FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-content/themes/riojalibre2020/single.php
              LINE: 10

                FILE: /home/riojalibre3com/public_html/wp-blog-header.php
                LINE: 19

                  FILE: /home/riojalibre3com/public_html/index.php
                  LINE: 17
Aparecen: ,

Los lazos de Lázaro con La Rioja

En el  monólogo que dio Lázaro Baez (decir que fue una ‘conferencia de prensa’ sería un insulto al periodismo) en Río Gallegos, él mismo sentenció que «lo tomaron de forro». Te contamos los lazos que unen al ‘Forro’ con el Gobierno de nuestra Provincia.

Read Time:6 Minute, 38 Second

 

El gobierno otorgó la obra del camino Chilecito-La Rioja por el Velasco, a la cuestionada empresa constructora del empresario kirchnerista Lázaro Báez, quien esta semana fue denunciado de intentar lavar 190 kilos de dólares en billetes.
Una obra millonaria a la que le faltan 41 kilómetros, que se viene anunciando desde el gobierno de Carlos Menem, vuelve a poner en evidencia los negocios del poder, en una provincia empobrecida desde hace 30 años.
La Rioja otorgó varias obras a amigos del poder nacional: En el Hospital de la Madre y el Niño participó otra empresa ligada al kirchnerismo. Se trata de Esuco, de Cristobal López, quien explota casinos en todo el país, inclusive en La Rioja capital.

Hace bastante que la política ha dejado de ser una actividad virtuosa de ciudadanos idealistas, responsables y comprometidos que buscan el bienestar general. Hoy está mostrándose más como una actividad egoísta, perversa e inescrupulosa, donde la seguridad de negocios oscuros, clandestinos y delictivos garantizan un aumento patrimonial escalofriante, escandaloso y a todas luces mafioso, para muchos de los que la ejercen.

La explosión televisada sobre la ruta del dinero K, logró dar difusión masiva a un secreto a voces, que en cualquier momento se pondría en el tapete, porque el desparpajo de muchos ladrones que antes de vincularse con el poder eran pobres y después del paso por la función pública se convirtieron en multimillonarios, es de un nivel de impunidad que escandaliza. Tampoco es una cuestión que a los riojanos en particular nos parece novedosa, porque bien acostumbrados nos tienen muchos funcionarios que llegan sin un mango a inmortalizarse en la función pública con cuentas bancarias impensadas, cambios en el nivel de vida que los asemeja más a estrellas de Hollywood que a austeros administradores y al caradurismo de justificar sus variaciones patrimoniales en el sacrificado jornal de un emprendimiento exitoso que antes no les daba ni para matar el hambre.

 

Una receta «mágica»

Néstor Kirchner, que no se puso colorado ni se le creció la nariz como Pinocho, cuando mintió que los fondos de la provincia de Santa Cruz (en tiempos que él era Gobernador) estaban depositados por “seguridad en la Reserva Federal de los Estados Unidos” -cuando en realidad los tenía en Suiza y a su nombre- siempre supo que el poder se conquista con votos, pero se afianza sólo con dinero. Desde los tiempos que manejó la caja de jubilaciones en Santa Cruz, la intendencia de Río Gallegos, la Gobernación y la Presidencia, tenía en claro una receta para hacer caja rápida:

-Negocios inmobiliarios con tierras fiscales, realizando mejoras con obras públicas y en lo posible vendiéndoselas al estado mismo.

-Negocios financieros que más se parecían a usura.

-No bancarizar los fondos que se acumulen, esconderlos bajo el colchón, después triangularlos con empresas “fantasmas” en Uruguay, y llevarlos a paraísos fiscales.

-Incrementar esos fondos no metiendo directamente la mano en la lata, sino a través de comisiones por obras públicas en licitaciones arregladas, donde la única firma que se compromete es la del empresario que si no la hace se funde.

Estas recetas no son exclusivas del kirchnerismo. En nuestra Rioja dicen que el bederismo también las conoce y hasta podría perfeccionarlas. De allí la empatía tan grande de la “arquitecta egipcia” por el Alí Babá local. La relación de Lázaro Baez y Cristobal López con Kirchner es característica de las asociaciones ilícitas. Y las relaciones riojanas, se dan con un casual y aparente “modus operandi”. Ellos ejecutan grandes obras públicas y un porcentaje quedaría en la caja, a la que llaman “caja política”, en un flaco favor que le hacen a la ya desprestigiada política.

La multianunciada y multimillonaria obra de Chilecito-La Rioja por el Velasco, marca el punto más aceitado de la relación Beder-De Vido. El último tramo de 41 kilómetros de esa obra, lo ejecutará -por 280 millones de dólares- la empresa Austral Construcciones de Lázaro Baez. Y el destrabe de la recién inaugurada obra del Hospital de la Madre y el Niño, concretada por Esuco, una de las empresas de Cristóbal López, es otro ejemplo.

Beder no sólo sabe que la patria contratista permite generar pingües ganancias, sino que incluso: o las empresas se vinculan con la médula del poder K para alcanzar la aprobación de las partidas, o en la provincia se contrata a sus propias empresas (Pircas Negras por ejemplo) o las vinculadas al poder (Bosetti, Maggiora, Afema).

Muchas empresas constructoras -luego de forzadas a concursos preventivos- son “salvadas” con plata en negro de las arcas públicas y compradas por el mandamás a través de testaferros o figurando sus viejos dueños, pero en realidad ya no en calidad de tal. Si uno repasa las obras públicas en ejecución, será fácil determinar lo que se dice.

Las licitaciones arregladas, donde algunas empresas acompañan a otras en las presentaciones de las propuestas, sabiendo que no serán las ganadoras; es moneda corriente. Saben también que eso les permitirá sobrevivir picoteando de algunas migajas que se caigan de la alforja bederista, sino estarán fundidos.

En Chilecito, también hay constructoras que siguen por similares rumbos. Paolini desembarcó en la era del “Fonzalida rebelde” que –por ese entonces- no se doblegaba al poder de Beder. El Lázaro local fue paradójicamente el “puente” para que la empresa constructora lograra favores del poder provincial, aunque tengan que entregar porcentajes escalofriantes como contribuciones para la “causa bederista”. La readjudicación de la Cuesta de Miranda, el camino a Guanchín, la Avenida La Mejicana, le valió entre los premios el asegurarse más obras y una fracción de campo en la Vista Larga cerca de San Nicolás, donde dos empresas de obras viales, Paolini y Chediack, incursionan en la plantación de olivos y la industria aceitera ¡Zapatero a tus zapatos!. Justo a la vera de un nuevo camino de la “producción” que une a Famatina con Tilimuqui.

Pero entre lo que Paolini tuvo que hacer para dar muestras de lealtad, está la sospecha de presentarse a acompañar a Pircas Negras con su propuesta a mayor costo en la obra del Complejo Cultural de la Vieja Terminal, para que la “eficiente” empresa que fundó uno de los sobrinos de Beder, consiga ganar la “transparente” licitación.

Claro que las empresas no son carmelitas descalzas, por ello muchos funcionarios apuntan a que sus presupuestos prevén un sobreprecio para “gastos imprevistos”. De ser así, TODO el sistema está podrido. Se deben investigar las licitaciones, las certificaciones de obras, los flujos de fondos, la calidad de los materiales, el cumplimiento de las condiciones de calidad, los posibles sobreprecios y el circuito del dinero (no sólo K, sino también B).

En La Rioja, opera desde hace varios años Cristóbal López con Casino Club. El mismo empresario K, administraría las apuestas de AJALAR y hasta hay miembros del gabinete riojano, que por lo bajo apuntan a un ex funcionario mazista como el nexo entre López y Beder Herrera, en algunos negocios hoteleros en Salta.

La semana pasada, Cristina Fernández hizo una teleconferencia con Beder Herrera, donde ambos se tiraron con flores. Es que gente de la misma condición parece atraerse.

En el mundo del lavado de dinero, no hay mejor forma de poner en blanco lo que es negro, que “aclararlo” con facturaciones de empresas hoteleras y de turismo, haciendo aparecer hoteles cinco estrellas llenos -cuando en realidad están vacíos- sin preocuparnos en algunos casos por los impuestos, porque la actividad en ese rubro está promovida en muchas regiones del país.

¿Es casual que los K tengan hoteles boutique, donde supuestamente se hospedan huéspedes de alto nivel adquisitivo?.

Sería grave si se confirma que el empresario kirchnerista López -a través de un ex funcionario mazista del azar- se relaciona con Beder en una estrategia similar a la de la Nación con Baez. Lástima que en la provincia pocos medios investigan, la mayoría de los legisladores sólo levantan sus manos y la Justicia cada tanto abre un ojo y mira para otro lado.

Fuente: Diario Chilecito

0 0

About Post Author

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

La ley de medios K funciona a pleno en La Rioja

Algunos lo llaman el Crístobal López riojano. Es un magnate de medios de comunicación en nuestra provincia, con el dato particular que todos son un fiasco. Eso si, reciben una jugosa cifra de varios ceros en concepto de pauta oficial. Conocé a Roberto Dávalos, el dueño de Canal 5 TV Vida.