Aparecen:

La Provincia mejoró ostensiblemente su recaudación propia

Mucho se ha hablado, y se habla, de la dependencia financiera de nuestra Provincia con Nación. Uno de las principales críticas ideológicas hacia el Gobernador Ricardo Quintela por parte de los medios porteños hegemónicos, apuntan a que el ‘populismo’ de RQ profundiza y ahonda dicha dependencia. Pero la realidad dice lo contrario: en tres años de Gestión, Quintela logró redudir en un 26% esa dependencia, mejorando raudamente la recaudación propia.

Read Time:48 Second

El gobierno provincial, según datos brindados por Ricardo Quintela, mejoró ostensiblemente su recaudación propia y redujo la dependencia financiera de nuestro distrito de los fondos nacionales.

Hasta 2019, antes que Quintela asuma en la primera magistratura provincial, un informe del Ministerio de Economía de la Nación sostenía que la provincia generaba apenas $11 de cada $100 que gastaba.

Sin embargo, en una entrevista brindada al diario La Nación, el mandatario indicó que esto cambió y consultado sobre la dependencia de la provincia respecto de Casa Rosada, recalcó que actualmente «nosotros dependemos en un 63% y el otro 37% lo pone la provincia».

A su vez, Quintela agregó que los fondos que envía Nación a la provincia no es solo para pagar sueldos, sino que afirmó que «es para desarrollar nuestra provincia».

La provincia hace ya varios años logró asegurar fondos denominados extracoparticipables que salen por presupuesto en compensación por el punto de coparticipación quitado a La Rioja en el año 1988.

0 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

El 61,2% de los empleados municipales NO quiere un segundo mandato de la Intendenta

Inés Brizuela y Doria ya aseguró que irá por la reelección en la Jefatura Comunal. Sin embargo, los números en su contra son lapidarios: ostenta el 78% de imagen negativa en la Ciudad, y ni siquiera puede imponerse dentro del Municipio, 6 de cada 10 trabajadores municipales aseguraron que no la votarían por un segundo mandato. La Intendenta se encamina a un bochorno electoral sin precedentes, peor aún que el de Paredes Urquiza en 2019.